Agronomía Tropical  >  Colección  >  Sumario Volumen 23  >  Articulo


Agronomía Tropical 23(1):65-70. 1973

MARCHITEZ POR VERTICILLIUM EN ALGODON

G. Malaguti*, F. Velásquez** y L. Subero**

(*)Centro de Investigaciones Agronómicas.
 Maracay, Venezuela. 

(**)U.C.V. Facultad de Agronomía.
Maracay, Venezuela. 

(a)Müller, A. S. 1941. El reconocimiento de las enfermedades
 de las plantas cultivadas en Venezuela 1937-1941. Bol.
Soco Ciencias Naturales N9 48: 99114.

(b)Análisis realizado en el laboratorio de la
Sección de Suelos, C.I. A. Maracay.


INTRODUCCION

La marchitez del algodón por Verticillium no es frecuente en Venezuela. Ha sido señalada por MÜLLER (a) como una enfermedad esporádica habiéndose encontrado en algunas ocasiones en la zona de Tocorón (Edo. Aragua), años atrás, cuando esa región era eminentemente algodonera. 

En las regiones donde mayormente se siembra algodón, en la actualidad (Yaracuy. Guárico, Portuguesa, Barinas) no ha sido observada esta enfermedad; siendo más frecuente, en esas áreas, la marchitez causada por Fusarium

Entre enero-febrero del año 1972 se han observado casos graves de "verticilosis' en algunas siembras de algodón efectuadas en Cuara, vía Quibor-Cubiro, Estado Lara. Las plantaciones tenían entre 80-120 días de edad; realizándose bajo riego, en un terreno franco-limoso, alcalino (PH. promedio = 7,6) con alto contenido de calcio (ppm = 1.500) y con un contenido de nitratos "excesivamente alto" (ppm > 100)(b).

DESCRIPCION DE LA ENFERMEDAD

El primer síntoma de la enfermedad, visible desde lejos, es un amarillamiento desuniforme del follaje, especialmente en la parte mediana de las plantas afectadas. Las hojas presentan, en la zona intemerval, extensas manchas amarillentas, irregulares, que luego se vuelven necróticas, de un color amarillo-castaño, pajizo, con halo clorótico. Por lo general, solamente algún borde o porciones de los espacios internervales de la lámina foliar muestran las manchas descritas. A veces los síntomas se limitan a una parte lateral o a unas pocas ramas de la planta. Además de esos síntomas, se observa un leve marchitamiento o decaimiento en algunas hojas, especialmente observable durante el día. Este marchita. miento puede acentuarse gradualmente, hasta llegar a la defoliación y, a veces, al secamiento de la planta. 

El síntoma interno es el más peculiar: en efecto, se nota un ennegrecimiento de los haces fibro-vasculares, especialmente evidente en un corte longitudinal o transversal del tallo y ramas. Esta decoloración no está limitada a la zona del cambio, sino que se observa en todos los rayos del xilema. Por lo general la corteza permanece sana (Fig. 1). 

El desarrollo de la enfermedad es lento, pudiendo la planta mantenerse en ese estado "flácido" o "marchito" hasta completar todo su ciclo. En este caso, la formación y maduración de los mamones es limitada y los mismos se abren con dificultad; el peso del algodón es inferior en un 40% al observado en plantas sanas del mismo lote. 

De ello se desprende el serio perjuicio que puede causar la enfermedad en una siembra cuando la difusión de la misma fuese elevada.

ETIOLOGIA

En las áreas decoloradas de las plantas marchitas se ha encontrado y aislado un hongo Verticillium sp., muy similar al V. dahliae por la formación de micro-esclerocios bien diferenciados (éstos son rudimentarios en V. albo-atrum).(a) El micelio es delgado, en un comienzo hialino, luego grisáceo-negruzco, por la formación de los esclerocios, con porciones algodonosas blanquecinas. Los conidióforos son abundantes, rectos, hialinos, con ramificaciones "verticiladas" con 2-4 fiálides por cada "verticilo' o nudo. Los conidios -elipsoidales, cilíndricos, hialinos, generalmente unicelulares- nacen indiivdualmente en el ápice de la fiálide (Fig. 2).

El hongo no crece, o crece escasamente en la temperatura ambiente de Maracay (28-30°C); siendo necesario mantenerlo a temperaturas entre 20-25°C. En este sentido se acerca más a V. albo-atrum, para cuyo desarrollo la temperatura óptima es alrededor de 23°C.(a).

La patogenicidad del hongo se ha comprobado inoculando plántulas de algodón cultivar 'del cerro' de 50 días de sembradas en potes. La inoculación se hizo efectuando un corte transversal y profundo a través del terreno (y raíces), a unos 10 cms. del tallo de la planta, y luego llenando el mismo con una suspensión acuosa del hongo. 

Fig. Síntomas de marchitez por Verticillium,  en algodón.

Fig. Síntomas de marchitez por Verticillium,  en algodón.
Arriba, izq., Planta marchita en el campo.
Arriba, der., Hojas con necrosis inter-nerval.
Centro, izq., Porciones de planta cortada longitudinalmente, desde la raíz hasta el ápice.
Centro, der., Corte longitudinal en el tallo y ramas.
Abajo, Corte longitudinal (izquierdo) y transversal (derecha) en el tallo de una planta en estado avanzado de marchitez.

 

Fig. 2. Microfotografías de Verticillium. 

Fig. 2. Microfotografías de Verticillium. 
arriba: Conidioforos verticilados y conidios. 
abajo: Micro-esclerocio joven (a la izquierda) y maduro (a la derecha).

Los síntomas aparecieron irregularmente, externa e internamente, en 5 de 20 plantas inoculadas y después de unos 30 días de la inoculación. Las 10 plantas testigos, sometidas al mismo tratamiento, pero utilizando agua estéril, no presentaron síntomas.

DISCUSION

La enfermedad aquí descrita es sin duda un fenómeno interesante, el cual induce a ciertas consideraciones:

1. - Su ocurrencia, en el área señalada, debe relacionarse con:

a) La temperatura relativamente baja que se presenta en esas regiones, durante los meses de diciembre-febrero; temperatura que, se ha visto, es favorable al desarrollo del hongo.

b) Terrenos alcalinos, con alto contenido de nitrógeno (por fertilización nitrogenada).

c) Humedad del suelo irregular, pero algo constante, proporcionada por el riego.

2. - Siendo un área nueva para el cultivo de algodón, hay que suponer que el hongo se encuentra endémico en el suelo. Al respecto, se sabe que varias plantas cultivadas (tomate y pimentón entre ellas) y muchas espontáneas pueden ser hospedantes del hongo, sin presentar síntomas externos evidentes.

3. - Los cultivares 'del cerro' y 'delta-pine 16' han mostrado cierta susceptibilidad. La enfermedad no se ha observado en siembras de 'coker' de la misma localidad. Esto sugiere la conveniencia de realizar estudios sobre el comportamiento varietal; siendo el uso de cultivares resistentes el método más práctico y económico de control.

4. - La enfermedad deberá ser tomada en la debida consideración especialmente en vista de una futura posible extensión del cultivo en áreas nuevas y especialmente en vista de cambios notables en las prácticas culturales, con la utilización del riego y las siembras en la época seca indicada.

RESUMEN

Se describen los síntomas de marchitez por Verticillium sp. en campos de algodón sembrado bajo riego en época seca, en la cercanía de Quibor (Estado Lara). El desarrollo de la enfermedad se relaciona con las temperaturas ambientales, más bajas en esa época del año, y con las condiciones del suelo, alcalino y con alto contenido de nitratos. Se discute el daño que puede ocasionar la enfermedad y la necesidad de que un cambio en las prácticas tradicionales del cultivo sea acompañado de un estudio adecuado sobre el problema. 

SUMMARY

Occurrence of Verticillium wilt in irrigated cotton fields cultivated in new areas under dry conditions is reported. 

Symptoms of the disease and characteristics of the causal agent (V. dahliae or V. albo-atrum) are described. The disease development is related with the alcaline condition and high nitrogen content of the soil, as well as the relatively low temperatures of that period of the year. 

Potential threat of the disease in new land and under different culture practices is discussed.


^

Agronomía Tropical  >  Colección  >  Sumario Volumen 23  >  Articulo