Revista Digital del Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias de Venezuela
 CENIAP HOY                                                                                                                       No 1.    enero-abril  2003


EL CLIMA: FACTOR DETERMINANTE EN LA PRODUCCIÓN AVÍCOLA

Ingrid Oliveros

Investigadora
Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias, Maracay, Aragua


En Venezuela, la producción de pollos de engorde es un sistema de producción intensivo, que ocupa espacios geográficos pertenecientes a las regiones Centro-norte-Costera, Zuliana, Oriental y Centro Occidental, caracterizadas por condiciones ambientales de alta temperatura y humedad durante la mayor parte del año. En este sentido, resulta de interés el conocimiento y valoración del efecto del clima sobre la producción en pollos de engorde. En consecuencia, es importante dar a conocer a los técnicos y productores, interesados en la avicultura, algunos aspectos ambientales que afectan la producción de los pollos de engorde y sugerir recomendaciones aplicables a este sistema de producción.

 

EFECTO DEL CLIMA SOBRE LA PRODUCCIÓN

Las condiciones climáticas tienen una serie de efectos negativos sobre la productividad de pollos de engorde, los cuales se detallan a continuación.

Mortalidad: los efectos de alta temperatura y humedad se traducen en una elevada tasa de mortalidad, especialmente en las etapas finales de crianza, debido a fallas cardiacas y disturbios nerviosos y respiratorios en los animales.

Consumo de alimento: el efecto de la temperatura ambiente sobre el consumo va a depender de la intensidad de la temperatura; incrementos de temperatura en rangos de 15°C a 24°C provocan reducción de consumo del orden de 1,0 a 1,5% por cada 1°C de aumento de temperatura.

Consumo de agua: está asociado al consumo de alimento, ya que aumentos por encima de 24°C provocan disminución en el consumo de alimento, pero aumentos en el consumo de agua, por lo que es necesario mantener agua fresca y limpia en hora de elevada temperatura.


REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS DE TEMPERATURA Y HUMEDAD EN POLLOS DE ENGORDE

Temperatura ambiental

Es la variable cuyos cambios afectan profundamente el comportamiento productivo de las aves. Mantener los niveles de temperatura adecuados, según la edad de los pollos, es difícil y costoso. En cada etapa de la vida de las aves existen rangos de temperatura ambiental que se consideran óptimas para que estas se comporten satisfactoriamente. La temperatura ideal desde el punto de vista de aumento de peso y rendimiento varía en función de la edad, desde 33 a 34°C para pollitos de un día hasta llegar al intervalo de bienestar de 21°C a 24°C para el pollo adulto. Para que las aves estén en confort fisiológico es necesario que la temperatura dentro del galpón se corresponda con la zona de Termoneutralidad o confort del animal.

¿Que es la zona de termoneutralidad o confort?

Es la zona en la cual la temperatura ambiental se considera óptima para que las aves se comporten satisfactoriamente, en esta zona la producción de calor por el animal es mínima y no ocurre el jadeo.

Humedad relativa

La humedad es otra de las variables del clima con un considerable efecto en el comportamiento de pollos de engorde, debido a que cuando el aire circundante tiene elevada humedad relativa, los pulmones no pueden absorberla y el ave se ve obligada a aumentar el jadeo. Cuando la temperatura ambiente alcanza 32°C y la humedad más de 80% se incrementa la severidad del estrés calórico. Los mejores resultados productivos se obtienen a temperatura de 20 a 24°c y humedad en el rango de 50 a 60%. Esto se debe a que para liberar el calor corporal, las aves emplean su aparato respiratorio y cuando se incrementa la humedad se reduce la pérdida de calor por esta vía.


CONSIDERACIONES AMBIENTALES

El conocimiento del clima en un área determinada debe ser tomada en cuenta al planificar y realizar construcciones especificas de acuerdo con las características de las aves. Es recomendable elaborar diseños de instalaciones que realmente consideren el clima y buscar soluciones físico-ambientales que consideren áreas verdes y protección natural con árboles alrededor de los galpones.

El agua fresca es un elemento muy necesario durante el tiempo cálido, ya que sirve como receptor del calor debido a que absorberá parte del calor interno y ayudara a bajar la temperatura corporal. A los pollos se le debe animar para que consuman agua fresca durante el periodo de calor y se debe vigilar la temperatura del agua a consumir, considerando como ideal entre los 17 y 20°C, de lo contrario éstos rechazaran su consumo. Por eso cualquier deficiencia en la disponibilidad, calidad o temperatura del agua definitivamente afectará el desempeño del ave.

Los tanques de agua deben estar bien protegidos de la radiación solar, al igual que la tubería que lleva el agua; es importante pintar de blanco o cubrir los tanques y enterrar las tuberías. Las líneas de agua no deben colocarse cerca del techo donde hay mucho más calor.

En cuanto al horario de alimentación, debe tomarse en cuanta que la temperatura es más fresca durante la noche que durante el día; por tal motivo se recomienda hacer un cambio de horario en la distribución del alimento, para que las aves consuman la mayor parte del alimento durante la temperatura más fresca de la noche y descansen en el periodo cálido del día. Esto se debe a la generación de calor producido por el animal al consumir el alimento, lo cual es desfavorable para la condición térmica del animal durante el día.

TECNOLOGÍAS MODERNAS PARA MANEJO DEL CLIMA EN GALPONES

Uso de nebulizadores. Estos sistemas son efectivos para disminuir el índice de tensión térmica dentro del galpón; sin embargo, se debe considerar la baja evaporación producida dentro del galpón, lo que va a afectar su eficiencia. Este refrescamiento debe utilizarse cuando la temperatura exceda los 29°C y no operar entre las 22:00 y las 9:00, debido al presencia de alta humedad; su duración debe ser en periodos de 5 a 10 minutos.

Ventilación. Es de suma importancia y es una forma para prevenir pérdidas durante el periodo de calor, es necesario que las instalaciones tengan entrada y salida de aire por lo cual es muy importante la ubicación de la instalación de forma que se pueda utilizar mejor los vientos predominantes. Asegúrese que los ventiladores están trabajando bien, ya que se pierde eficiencia cuando las correas están flojas, aspas sucias y motores no calibrados. Preocúpese por un programa de mantenimiento de ventiladores: periódicamente revise la velocidad de aire de los ventiladores con un manómetro. Una tasa mínima de ventilación de 30 centímetros cúbicos por minuto es suficiente para la primera semana pero deben aumentarse a medida que las aves crecen.

Ambiente controlado. Son sistemas de alojamiento con techo revestido de material aislante con dimensiones de 124 m de largo x 12 de ancho, y capacidad para 18 aves/m, donde la temperatura y humedad son controladas y programadas para proporcionarle al animal condiciones ambientales confortables para la producción. Este ambiente controlado incluye un sistema de cortinas y nebulizadores que se activan de acuerdo con el rango de temperatura y humedad programados.

Amigo productor de pollos de engorde:

CONTROLE LA HUMEDAD EN SU GALPÓN Y OBTENDRÁ MAYOR PRODUCCIÓN


Referencia de este artículo:

Ingrid Oliveros. 2003. El clima: factor determinante en la producción avícola. CENIAP HOY no. 1, enero-abril 2003.  Maracay, Aragua, Venezuela. URL: www.ceniap.gov.ve/ceniaphoy/articulos/n1/texto/yoliveros.htm   visitado en fecha: 


DERECHOS RESERVADOS  ®  2003 REVISTA DIGITAL CENIAP HOY
ISSN: 1690-4117
Depósito Legal: 200302AR1449
CENTRO NACIONAL DE INVESTIGACIONES AGROPECUARIAS (INIA-CENIAP)
Unidad de Información - Coordinaduría de Negociación, Venezuela