Revista Digital del Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias de Venezuela

 CENIAP HOY
 Número 6  septiembre-diciembre Año 2004


EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO  DE LA LEPTOSPIROSIS COMO FUNDAMENTOS 
PARA EL DISEÑO DE ESTRATEGIAS DE CONTROL

Coromoto Alfaro1, Yudy Aranguren2 y Antonia Clavijo3

1 Inv. INIA-Monagas
2 Lab. CIDSA-Monagas
3 Inv. INIA-CENIAP



SUMARIO

INTRODUCCIÓN
EPIDEMIOLOGÍA

MODELO ECOLÓGICO DE LA TRANSMISIÓN DE LA LEPTOSPIROSIS

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA Y PREVALENCIA

PERÍODO DE INCUBACIÓN
MODO DE TRANSMISIÓN Y FUENTES DE INFECCIÓN
VÍAS DE PENETRACIÓN
FACTORES ASOCIADOS A LA INFECCIÓN
SINTOMATOLOGÍA
LA LEPTOSPIROSIS EN CERDOS
LA LEPTOSPIROSIS EN CANINOS
LA LEPTOSPIROSIS EN EQUINOS
LA LEPTOSPIROSIS EN HUMANOS
PRINCIPALES SÍNTOMAS DE LEPTOSPIROSIS SEGÚN AGENTE CAUSAL

FASES DE LA ENFERMEDAD

CICLO DE TRANSMISIÓN DE LA LEPTOSPIROSIS

DIAGNÓSTICO
El diagnóstico epidemiológico
El diagnóstico clínico
El diagnóstico de laboratorio
CONSIDERACIONES PARA LA TOMA DE MUESTRAS
INTERPRETACIÓN DE RESULTADOS SEROLÓGICOS EN ANIMALES
BIOSEGURIDAD PARA EL CONTROL DE LEPTOSPIROSIS
ESTRATEGIAS DE CONTROL
MEDIDAS RELACIONADAS CON EL AMBIENTE:
MEDIDAS RELACIONADAS CON LA POBLACIÓN ANIMAL
MEDIDAS PARA EL CONTROL DE LA ENFERMEDAD EN EL HOMBRE
MEDIDAS DE BIOSEGURIDAD EN EL LABORATORIO

IMPACTO ECONÓMICO Y SOCIAL DE LA ENFERMEDAD

BIBLIOGRAFÍA


INTRODUCCIÓN     ^   

La leptospirosis es una enfermedad infectocontagiosa de amplia distribución mundial, clasificada como una antropozoonosis, su transmisión por lo general va de los animales al hombre. Afecta a diferentes especies animales y al humano en forma accidental. Es causada por una espiroqueta patógena del género Leptospira, especie interrogans.

Actualmente la determinación de las especies de leptospiras está basada en la homología del ADN. Las especies patógenas incluyen Leptospira interrogans y las no patógenas Leptospira biflexa en sentido amplio. Se han descrito por biología molecular siete especies patógenas del género Leptospira: L. interrogans en sentido estricto, L. borpetersinii, L. noguchii, L. santarosai, L. weilli, L. kirschneri y L. alexanderi.

La unidad taxonómica es el serovar tanto para la clasificación como para explicar la relación parásito-hospedador. Hasta ahora se han identificado más de 250 variantes denominadas serotipos o serovares, agrupadas en serogrupos por su afinidad antigénica. Frecuentemente las infecciones se producen por un número limitado de serovares endémicos de una región o país y su presencia está íntimamente ligada a factores de la ecología bacteriana.

Las leptospiras que pertenecen a un serovar, no son específicas de un huésped. Sin embargo la mayoría de ellas muestran preferencia por una determinada especie, de esta forma se considera que los serovares Pomona, Canícola, Icterohamorrhagiae y Hardjo se mantienen en el cerdo, en el perro, en los roedores y en el bovino respectivamente.

EPIDEMIOLOGÍA    ^

Leptospira spp. son bacterias Gram-, flexibles, helicoidales, móviles, aerobios obligados, no toleran la desecación o la exposición directa a los rayos de sol, pH ácidos o muy alcalinos, ni temperaturas extremas.

La epidemiología de la Leptospirosis dentro de un ecosistema es compleja, ya que las leptospiras de varios serogrupos pueden ser mantenidas por diferentes especies animales, incluyendo especies domésticas y silvestres que comparten el mismo habitat. Las diferentes cepas patógenas de leptospiras afectan potencialmente a un gran número de especies animales, que actúan como hospedador de mantenimiento (huésped adaptado) o accidentales (huésped no adaptado), en función de la adaptación o preferencia del serovar involucrado.

 

DIFERENCIAS ENTRE HOSPEDADOR DE MANTENIMIENTO Y ACCIDENTAL

ASPECTO

HOSPEDADOR DE MANTENIMIENTO

HOSPEDADOR ACCIDENTAL

Transmisión de leptospiras

Frecuente intra especie

Esporádica intraespecie

Signos de enfermedad aguda

Benignos (agalactia)

Graves: complicaciones hepáticas y renales

Signos de enfermedad crónica

Problemas reproductivos, uveítis

Aparentemente ninguno

Duración de la leptospiruria

Prácticamente toda la vida

Días a semanas

Porcentaje de población seropositiva

Alta, aumenta con la edad de los animales

Baja, No afectada con la edad de los animales

Muestras para el diagnóstico

Rebaño

Animal afectado

Ejemplos de serovares

Bovinos

Hardjo, Pomona

Grippotyphosa

Porcinos

Bratislava

Autumnalis

Perro (enfermedad de Stuttgart)

Canícola

Icterohaemorrhagiae

Caballo

Bratislava

Pomona

Roedores

Icterohaemorrhagiae

Pomona

Ovinos y Caprinos

Ballum, Hardjo

Pomona

Hombre (enfermedad de Weil)

Icterohaemorrhagiae

variedad


El hospedador de mantenimiento favorece la perpetuación del agente infeccioso en una población sin la intervención de ningún hospedador accidental. La transmisión de la infección entre hospedadores de mantenimiento se realiza independientemente de las condiciones ambientales. Sin embargo en el caso de la transmisión de un hospedador de mantenimiento a un hospedador accidental o entre hospedadores accidentales se requieren condiciones ambientales favorables para la supervivencia de Leptospira fuera del hospedador.

Una o más especies de mamíferos silvestres o domésticos se comportan como hospedadores de mantenimiento o fuente de infección de leptospiras patógenas; pudiendo ser un animal reservorio de varios serovares y diferentes especies serlo de un mismo serovar, en determinado ecosistema.

Las principales características del hospedador de mantenimiento son:

  •  Gran receptividad por el serovar que mantienen.

  •  Relativa baja patogenicidad del microorganismo en el hospedador.

  •  Presencia de infección renal con leptospiruria prolongada.

  •  En algunas especies mantenimiento de leptospiras en el tracto genital.

Cuando la infección se produce en huésped adaptado a un serovar de Leptospira, el animal sólo sufre manifestaciones reproductivas y se convierte en un huésped de mantenimiento o reservorio eliminándola a través de la orina. La infección en un huésped accidental, no adaptado a un serovar de leptospira causa una manifestación aguda o enfermedad clínica.

La leptospirosis tiende a ser endémica en una zona o región, es decir que la infección se mantiene por tiempo, después de ocurrido el primer brote. Debido a ello la enfermedad no puede considerarse como un problema individual sino un problema de hato, o de un grupo de animales en un área ganadera. A medida que la enfermedad se hace endémica la severidad clínica tiende a disminuir debido a los mecanismos de resistencia o a la disminución de la patogenicidad del microorganismo, manifestándose en forma crónica una patología reproductiva en los animales susceptibles.

MODELO ECOLÓGICO DE LA TRANSMISIÓN DE LA LEPTOSPIROSIS    ^

 

 

 

Los reservorios mantienen una relación de comensal (sin perjuicio ni beneficio) con las bacterias y pueden o no manifestar muy levemente la enfermedad, estos animales son capaces de transferir las leptospiras a sus crías, a través de la placenta, o en el período neonatal, favoreciendo la cadena de transmisión. Los portadores mantienen las leptospiras viables y con capacidad de multiplicarse en sus riñones. Muchas especies de mamíferos tales como: bovinos, suinos, caninos, insectívoros, marsupiales y roedores (ratas y ratones), se pueden convertir de portadores infectados en reservorios de la bacteria.

Los humanos y animales que no son reservorios, se denominan hospedadores accidentales y generalmente desarrollan la enfermedad.

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA Y PREVALENCIA    ^

Es una enfermedad mundialmente difundida, con diferencias geográficas en cuanto a la distribución de los distintos serovares. Las características del agente etiológico y el comportamiento epidemiológico de la enfermedad, determinan la variabilidad en cuanto a los índices de prevalencia entre países, regiones y/o zonas agroecológicas.

En Venezuela la enfermedad presenta variabilidad en cuanto a la prevalencia e incidencia en las distintas especies, se señalan en bovinos tasas de prevalencia en el orden del 40% al 70%, dependiendo de la zona y del sistema de producción y en humanos del 26% al 33%; de acuerdo a estadísticas del Instituto de Investigaciones Veterinarias INIA-MCT, del Instituto Nacional de Higiene "Rafael Rangel" INHRR-MSDS y del CIDSA-Maturín, laboratorios de referencia para el diagnóstico de leptospirosis animal y humana respectivamente.

PERÍODO DE INCUBACIÓN: Varía entre 7 y 20 días, 12 días como promedio.    ^

MODO DE TRANSMISIÓN Y FUENTES DE INFECCIÓN          ^

El modo de transmisión más frecuente en el caso de los serovares adaptados es la transmisión horizontal directa, mientras que la transmisión indirecta tiene un papel importante en las infecciones accidentales y se produce tras la exposición de un animal a un ambiente contaminado con material infectante.

  • La transmisión por contacto directo puede producirse por vía inhalatoria o conjuntival procedente de gotitas de orina con una alta concentración de bacterias, otra forma de transmisión directa sería la venérea.

  • El animal se infecta indirectamente del medio ambiente contaminado a través de la orina de huéspedes convalecientes o crónicos que actúan como reservorios, fetos abortados y secreciones uterinas procedentes de animales infectados, constituyen importante fuente de contaminación para los pastos, los alimentos y el agua de bebida.

VÍAS DE PENETRACIÓN: La bacteria penetra a través de la piel erosionada, con cortaduras, o en la piel intacta pero reblandecida por el agua y a través de las mucosas orofaríngeas, nasal, ocular y genital.

FACTORES ASOCIADOS A LA INFECCIÓN    ^

En la dinámica de la infección se deben considerar factores dependientes del agente etiológico, del hospedador y del medio ambiente en el cual se encuentra el hospedador.

Entre los factores más importantes relacionados con el agente etiológico, se indican las condiciones propicias para la supervivencia de la leptospira fuera del hospedador: temperatura 27-30°C., ambiente húmedo, pH neutro o ligeramente alcalino y presencia de materia orgánica; relacionados con el hospedador la edad del animal, el estado inmunitario y la etapa reproductiva y relacionados con el ambiente las condiciones agroecológicas, el sistema de producción y el manejo de los animales entre otros.

SINTOMATOLOGÍA    ^

La leptospirosis en bovinos puede presentarse en forma aguda, subaguda, (fase leptospirémica) y crónica (fase leptospirúrica) asociada al aborto, becerros débiles e infertilidad. Los signos clínicos varían de acuerdo al serovar que esté ocasionando la enfermedad.

Forma aguda: son más susceptibles los becerros menores de un mes de edad. La enfermedad se caracteriza por septicemia, fiebre alta (40,5- 41,5° C), anorexia, depresión, anemia hemolítica con hemoglobinuria, ictericia, palidez de mucosas, congestión pulmonar, meningitis y alta mortalidad.

Forma subaguda: es común en adultos, puede durar hasta 15 días, se caracteriza por disminución en la producción de leche, que puede ser amarillenta y con coágulos sanguíneos.

Forma crónica: se manifiesta por signos clínicos leves que pueden ser restringidos al aborto en el último tercio de la gestación o la presentación en el rebaño de abortos simultáneos o tormenta de abortos.

En la leptospirosis causada por el serovar Hardjo, uno de los serovares más comunes que afecta al ganado, los signos clínicos son inaparentes, la infección generalmente es crónica, en esta forma hay infección fetal seguida de aborto, nacimiento de becerros prematuros, débiles o clínicamente normales pero infectados, generalmente la vaca que aborta presenta retención de membranas placentarias. Se puede observar un síndrome de infertilidad en hembras que presentan infección persistente del tracto reproductivo o en aquéllas que se infectan cerca o en el momento del servicio.

LA LEPTOSPIROSIS EN CERDOS     ^

Se puede difundir lentamente entre los animales de la granja, la forma aguda puede presentarse en algunos animales y pasar inadvertida, se desempeñan como reservorios de infección para otros animales y el hombre, debido a que excretan grandes cantidades de microorganismos en su orina (leptospiruria) hasta por un año. Los serovares asociados con la enfermedad son: Pomona, Grippotyphosa, Bratislava, Canícola e Icterohaemorrhagiae. En la forma aguda la infección puede ser inaparente o presentar reacciones febriles y anorexia durante 3 o 4 días o signos severos como: anorexia, trastornos gastrointestinales, meningitis . espasmos y trastornos nerviosos (marcha en círculos) y disminución marcada de peso, hay abortos, a finales de gestación o pueden presentarse neonatos débiles con ictericia y hemoglobinuria.

LA LEPTOSPIROSIS EN CANINOS      ^

Afecta animales de cualquier edad con mayor incidencia en machos, los casos graves se caracterizan al principio por debilidad, anorexia, vómitos, conjuntivitis, temperatura de 39,5 a 40,5°C, posteriormente depresión pronunciada y mucha sed, ictericia de intensidad variable. Hay dolor a la palpación en la región lumbar o en la región anterior del abdomen. Lesiones en la mucosa oral, signos de gastroenteritis hemorrágica, nefritis crónica, pigmentos biliares en orina, temblores musculares, hipotermia y muerte entre 5 y 10 días luego de iniciados los síntomas.

LA LEPTOSPIROSIS EN EQUINOS      ^

Produce una enfermedad leve, con una marcada pirexia asociada con anorexia. En los casos más severos la pirexia puede estar acompañada con conjuntivitis, petequias en mucosa, hemoglobinuria, ictericia, depresión y debilidad muscular.

La forma aguda puede ocasionar muerte de los neonatos infectados en útero y ocasionalmente muertes en animales adultos. La oftalmia periódica es una de las complicaciones de esta patología, este síndrome aparece entre 2 y 8 meses después de la enfermedad aguda como una panoftalmia no purulenta con preponderancia de uveítis con tendencia al desprendimiento, provocando algunas veces ceguera total.

LA LEPTOSPIROSIS EN HUMANOS     ^

Se presenta bajo dos formas básicas la ictérica y la anictérica. La ictérica es la más conocida, representa 10% de los casos y se denomina síndrome hepatonefrítico grave o enfermedad de Weill, puede tener curso grave con desenlace fatal si el paciente no es tratado. Los signos y síntomas más frecuentes son fiebre, ictericia, hemorragia no generalizada e insuficiencia renal. La forma anictérica se presenta en le 90% de los casos, generalmente en forma leve y puede pasar desapercibida o producir un cuadro clínico grave que comprende afecciones meníngeas y pulmonares.

PRINCIPALES SÍNTOMAS DE LEPTOSPIROSIS SEGÚN AGENTE CAUSAL    ^

ESPECIE ANIMAL

TIPO DE INFECCIÓN

BOVINOS

EQUINOS

OVINOS Y CAPRINOS

SUINOS

CANINOS

FASE AGUDA INICIAL

FIEBRE

1-2.5°C

+

0.5-2°C

0.5-1.5°C

+

PÉRDIDA DE PESO

-

+

-

-

+

DEPRESIÓN

-

+

-

+

+

MALESTAR

+

-

-

-

-

DEBILIDAD

-

-

-

+

-

ANOREXIA

+

+

-

-

+

VÓMITOS

-

-

-

-

+

DIARREA

+

-

-

+

-

CONVULSIONES

-

-

-

+

+

HEMORRAGIA

+

-

-

-

±

ANEMIA

+

-

+

-

-

ICTERICIA

+

+

-

+

±

ANURIA

+

-

-

-

-

HEMOGLOBINURIA

+

+

+

-

-

MASTITIS

+

-

-

-

-

CONJUNTIVITIS

+

-

-

-

+

TARDÍA

NEUMONÍA

+

-

-

-

-

ABORTO (mortalidad neonatal)

1-3*

+

+

2-4*

-

CRÓNICA

NEFRITIS

+

-

+

+

+

OFTALMIA

-

+

-

-

-

ENCEFALITIS

+

-

-

+

-

FUENTE: Faine, 1982
* Semanas después de la infección
+ Regularmente presente
± Ocasionalmente presente


FASES DE LA ENFERMEDAD     ^

La ruta de infección comúnmente es a través de la mucosa nasal, oral, conjuntiva y abrasiones de la piel. El período de incubación (12 días promedio), va seguido por una fase leptospirémica, caracterizada por fiebre, anorexia, disnea y postración. En esta fase las leptospiras alcanzan el torrente circulatorio y son llevadas a los órganos internos: hígado, riñones, útero, vagina, ovarios, oviductos, membranas fetales, feto y glándula mamaria en la hembra y a los testículos, epidídimo y vesículas seminales en el macho; donde ocasionan daño tisular más o menos severo de acuerdo con el serovar involucrado y la severidad de la infección. La infección de las membranas fetales y del feto puede ocasionar abortos y el paso de las leptospiras a través de la placenta facilitan los cambios degenerativos en la última etapa de gestación.

La fase leptospirémica cesa con la aparición de anticuerpos y las leptospiras son eliminadas por fagocitosis de los órganos internos, a excepción del riñón donde sobreviven formando microcolonias en los túbulos renales y de allí son excretadas a través de la orina por largos períodos de tiempo, incluso en ocasiones durante toda la vida. Esta etapa corresponde a la fase leptospirúrica, importante para el mantenimiento de la infección.

CICLO DE TRANSMISIÓN DE LA LEPTOSPIROSIS    ^

 

L
E
P
T
O
S
P
I
R
U
R
I
A

 

DIAGNÓSTICO    ^

El diagnóstico de la enfermedad no es sencillo, a pesar de existir en la actualidad una variedad de pruebas de laboratorio disponibles. Requiere un enfoque integral basado en la evaluación epidemiológica, las sintomatología clínica y la utilización del laboratorio como herramienta de diagnóstico.

El diagnóstico epidemiológico: Incluye datos sobre la época del año, la aptitud del rebaño, el estado sanitario del mismo, el contacto con otras especies domésticas, la sintomatología predominante y si se realiza vacunación frente a la leptospirosis, número de animales afectados, edad, fase de la gestación en la que se produce el aborto.

El diagnóstico clínico: tiene como dificultad la sintomatología inespecífica de la enfermedad, las principales manifestaciones de leptospirosis son comunes a un gran número de afecciones observándose: ictericia, hemoglobinuria, hematuria, daño renal, meningitis. Las hembras preñadas pueden abortar, presentar caída o disminución de la producción láctea, la leche puede contener coágulos de sangre y el recuento de células blancas es muy alto. Se presentan fallas reproductivas como infertilidad, abortos, mortinatos, nacimiento de animales débiles, terneros prematuros retención de placenta y esterilidad en casos extremos. Se debe considerar el diagnóstico diferencial con otras patologías: hemoglobinuira bacilar, babesiosis, anaplasmosis, rinotraqueítis infecciosa bovina, diarrea viral bovina, brucelosis y listeriosis.

El diagnóstico de laboratorio: basado en serologías y aislamiento de la bacteria. El método de referencia para el diagnóstico serológico de leptospira es la Microaglutinación con Antígenos Vlvos (MAT). Esta técnica se emplea para detectar anticuerpos antileptospira en el suero, identificar los aislamientos, clasificar cepas y servir de base para evaluar otros métodos serológicos. La dilución mínima de los sueros examinados es 1:100, considerándose positivos toda reacción cuyos sueros aglutinen uno o más antígenos a esta dilución.

CONSIDERACIONES PARA LA TOMA DE MUESTRAS     ^

La interpretación del diagnóstico de leptospirosis en animales se basa en el conocimiento de la situación poblacional, por tal razón es importante el muestreo representativo en diferentes grupos de animales, de acuerdo con la edad y la etapa productiva, los hallazgos encontrados en los diferentes grupos de animales, son complementados con datos epidemiológicos y clínica de la enfermedad.

Para la obtención de la muestra adecuada es necesario el conocimiento de la dinámica de la enfermedad, considerando que la leptospirosis se desarrolla en tres fases: leptospirémica, inmunitaria y leptospirúrica, aspecto importante en la toma de muestras para diagnóstico serológico o aislamiento de la Leptospira.

A. FASE LEPTOSPIRÉMICA: llamada septicémica, tiene una duración de 7 a 10 días. Se caracteriza por la presencia de Leptospira spp. en sangre, las cuales pueden ser aisladas por cultivo de las muestras o por inoculación directa en animales de laboratorio a partir de sangre, orina, macerados de hígado, riñón, bazo, cerebro y pulmón.

B. FASE INMUNITARIA: se caracteriza por la presencia de los anticuerpos específicos en sangre los cuales pueden ser detectados mediante pruebas serológicas, a partir de la segunda semana del inicio de la enfermedad.

C. FASE LEPTOSPIRURICA: se caracteriza por la excreción de leptospiras por la orina, siendo posible su aislamiento en esta muestra, a partir de los 15 días del inicio de los síntomas. En los bovinos su excreción puede persistir por años.

INTERPRETACIÓN DE RESULTADOS SEROLÓGICOS EN ANIMALES    ^

La interpretación de los resultados es fundamental a los fines de diseñar estrategias de control preventivo o curativo, los aspectos a considerar son títulos de anticuerpos, serovares, persistencia de los títulos y manifestaciones reproductivas, presentándose diferencias entre animales vacunados e infectados.

 

PARAMETRO

ANIMALES VACUNADOS

ANIMALES INFECTADOS

TÍTULOS

BAJOS Y SEMEJANTES

GRAN VARIEDAD

SEROVARES

VARIEDAD

HARDJO

PERSISTENCIA DE TÍTULOS

DESAPARECEN LENTAMENTE

PERSISTEN POR MAS TIEMPO

SÍNTOMAS REPRODUCTIVOS

DUDAR DE LEPTOSPIRA

CONFIRMACIÓN CLÍNICA


Animales vacunados:

  • Presentan títulos bajos o moderados a varios serovares, relacionado con el empleo de vacunas polivalentes.

  • Por lo general los resultados muestran títulos semejantes en la mayoría de los animales del mismo grupo.

  • Estos títulos tienden a desaparecer después de la vacunación en forma más o menos rápida en el grupo vacunado.

Animales infectados:

  • Los animales muestran una gran cantidad de títulos desde negativos hasta altamente positivos.

  • Generalmente los títulos elevados se deben a un solo serovar.

  • Los títulos de anticuerpos tienden a persistir durante más tiempo y muestran tendencia a descender después de tratamientos con antibióticos.

El diagnóstico de la enfermedad causada por serovar Hardjo es difícil, como el bovino es un su huésped de mantenimiento, los títulos serológicos estimulados por este microorganismo son bajos y muchos animales infectados tienen títulos menores 1:100 para MAT.

La interpretación de los resultados serológicos va a depender del inicio de los síntomas y del período de tiempo cuando se tome la muestra de suero. El primer suero S1, debe tomarse al inicio de los síntomas o entre los siguientes 10 días (fase aguda) y la segunda muestra S2, en fase convaleciente, 10 a 15 días después de la toma de la primera muestra.

Si la infección es de reciente introducción, este evento se evidencia en todos los grupos de animales mediante el hallazgo de títulos altos en la mayoría de las muestras examinadas.

La existencia de vacunación anterior puede variar la interpretación de los resultados y también el hallazgo de casos clínicos y patología reproductiva.

TÍTULOS SEROLÓGICOS

INTERPRETACIÓN

1. NEGATIVOS

CASO NEGATIVO

2. BAJOS
1:100-1:200

SOSPECHOSO ENVIAR SEGUNDA MUESTRA (15 DÍAS POST RESULTADO)

3. MODERADO
1:200-1:400

INICIO DE INFECCIÓN
RESTO DE ANTICUERPOS POSTINFECCIÓN
RESPUESTA EN ANIMALES VACUNADOS
REALIZAR 2DO MUESTREO SEROLÓGICO EN ANIMALES NO VACUNADOS

4. MODERADO A ALTO
1:400- 1-800

INFECCIÓN PROBABLE ENVIAR 3ERA MUESTRA EN ANIMALES NO VACUNADOS (SUERO CONVALESCIENTE)

5. ALTOS
MAYOR A 1:800

INFECCIÓN ACTIVA
TRATAR CON ANTIBIÓTICOS Y/O VACUNAR

Fuente:  Guía de Procedimientos Técnicos y operacionales para Diagnóstico y Control de la Leptospirosis en Venezuela, 1999.

  • Para conocer la situación sanitaria del rebaño es necesario determinar el promedio de los títulos de anticuerpos de las población animal. Resultados negativos o sospechosos requieren una 2da serología y la interpretación estará sujeta a la indicada en la tabla.

  • En caso de presentarse tormenta de abortos en bovinos y descartadas otras patologías se considera como infección activa, títulos de anticuerpos mayores de 1:200 en una sola serología.

  • En caninos, felinos y equinos la interpretación coincide con la de humanos.

BIOSEGURIDAD PARA EL CONTROL DE LEPTOSPIROSIS     ^

Bioseguridad es prevención y profilaxis, como componente de los programas sanitarios e implica todas aquéllas precauciones que el productor o el Médico Veterinario deben considerar para minimizar la enfermedad. El conocimiento del hábitat del agente causal y el comportamiento de la enfermedad en la población determinan las acciones para su control.

Las leptospiras permanecen viables en suelos encharcados por más de 4 meses, en agua estancada por una semana y la continua adición de agua fresca incrementa su supervivencia, las condiciones ambientales y socioculturales en nuestro país, favorecen el mantenimiento de la infección.

ESTRATEGIAS DE CONTROL     ^

  • Mejoramiento de las condiciones higiénico-sanitarias y de manejo poblacional para minimizar la diseminación de la enfermedad.

  • Programa de vacunaciones sobre la base de un diagnóstico de laboratorio eficiente y oportuno.

  • Tratamientos estratégicos con antibióticos.

  • Vigilancia epidemiológica, monitoreos serológicos periódicos en las explotaciones animales.

MEDIDAS RELACIONADAS CON EL AMBIENTE     ^

MEDIDAS DE PROFILAXIS HIGIÉNICO- SANITARIAS

ACCIÓN

EFECTO

Mantener un buen sistema de desagüe

Control de aguas estancadas posible fuente de leptospiras

Limpieza e higiene de las instalaciones

Efecto sobre control de hospedadores de mantenimiento

Controlar roedores: desratización general de la explotación.

Control de hospedadores de mantenimiento o portadores asociados a la actividad humana.

Evitar el uso de fuentes de agua comunales

Hospedadores silvestres y domésticos

Reducir el pastoreo conjunto con otras especies

Hospedadores de Hardjo y Bratislava

Mantener una política de sistema de producción cerrado

Introducción de leptospirosis en la explotación a través de bovinos infectados.

Controlar la entrada de animales al sistema

Introducción de la enfermedad al sistema a través del control previo

Evitar el uso de reproductores posiblemente infectados sin diagnóstico de laboratorio

Disminución de posible transmisión venérea


MEDIDAS RELACIONADAS CON LA POBLACIÓN ANIMAL     ^

Referidas a las prácticas de manejo zootécnico de la población animal. Es importante el control de la entrada de nuevos animales en la finca, mediante evaluación clínica, pruebas diagnósticas, revisión de las fechas de las vacunaciones, temperatura rectal y cuarentena de animales fundamentalmente y medidas para el control de la enfermedad en la población, basadas en vacunación y tratamiento de los animales, la efectividad de estas medidas dependerá de la correcta interpretación de los resultados del diagnóstico.

Tratamiento preventivo: La vacunación es la práctica más recomendada para el control de la enfermedad , la respuesta inmunitaria proporcionada por las bacterinas es específica para los serovares y la protección dependerá de la utilización de vacunas que contengan los serovares predominantes de la región.

Tratamiento curativo: Las leptospiras son prácticamente sensibles a los antimicrobianos, a excepción de sulfonamidas y cloranfenicol. La mayor limitación de los antimicrobianos es que no eliminan el estado de portador renal, lo que favorece el ciclo de mantenimiento.

Utilización de antibióticos: estreptomicina o dihidroestreptomicina en dosis de 25mg/kg de peso vivo, en una o dos dosis por vía intramuscular, con la finalidad de eliminar portadores. En brotes de la enfermedad, tratamiento y vacunación de animales de alto riesgo, vacas y novillas preñadas. Es importante señalar que en las infecciones por serovar Hardjo este tratamiento no elimina completamente los portadores, aunque el tratamiento con dihidroestreptomicina reduce en gran medida el número de leptospiras que el animal elimina en la orina, éste puede infectarse nuevamente.

MEDIDAS PARA EL CONTROL DE LA ENFERMEDAD EN EL HOMBRE    ^

Fundamentalmente relacionadas con la disminución de la población de roedores como principal fuente de transmisión de la enfermedad, evitar la exposición a fuentes de agua contaminadas y minimizar factores de riesgo para el personal involucrado en la actividad agrícola, minera y laboratorios de diagnóstico.

MEDIDAS DE BIOSEGURIDAD EN EL LABORATORIO     ^

Se requieren medidas básicas de Bioseguridad para un laboratorio de riesgo tipo II. El riesgo principal para el personal de laboratorio son los accidentes causados por cortaduras o salpicaduras en los ojos cuando se inoculan los animales con leptospiras. Los cultivos no se deben pipetear con la boca, los cubreobjetos y pipetas deben descartarse dentro del desinfectante o detergente. Las muestras de suero de pacientes deben ser calentadas a 56°C para eliminar agentes infecciosos.

IMPACTO ECONÓMICO Y SOCIAL DE LA ENFERMEDAD      ^

De manera general las pérdidas económicas ocasionadas por la leptospirosis no han sido cuantificadas, en parte por las dificultades para el diagnóstico de la enfermedad y por la subestimación de la problemática. En los animales particularmente en el ganado, el impacto económico negativo se relaciona con pérdidas directas como consecuencia de los efectos de la patología sobre la reproducción: natimortos, abortos, y/o nacimientos de becerros débiles e infertilidad; pérdidas indirectas como consecuencia del síndrome de caída de la leche o agalactia transitoria. En terneros puede presentarse un cuadro agudo grave que cursa con fiebre, ictericia, hemorragia y hemoglobinuria de curso fatal. En Venezuela no existen estadísticas precisas, sin embargo se estima una mortalidad de 5%, más elevada en animales jóvenes que en adultos y la morbilidad puede llegar a alcanzar hasta el 100% de animales susceptibles.

Por su carácter zoonótico, a los efectos sobre la producción animal se le adiciona un importante impacto en la salud pública. Además de la morbilidad y posible mortalidad por esta causa, hay que considerar los gastos por concepto de tratamientos curativos, atención médica, bajas laborales, pérdida de la productividad y de la capacidad de trabajo.

El hombre no actúa como hospedador de mantenimiento de ningún serovar, por lo que la infección será siempre accidental. El serovar con mayor frecuencia implicado es Icterohaemorrhagiae, siendo también habituales las infecciones por Pomona y Hardjo. Algunas prácticas laborales como los trabajos en agricultura, ganadería y minería, actividades recreativas que implican el contacto con aguas contaminadas (baños en medios naturales, deportes acuáticos) suponen medios de contagio importantes.

Lo expuesto anteriormente permite concluir que la leptospirosis es una enfermedad con una alta distribución en nuestro medio, de epidemiología compleja, que amerita profundizar estudios para el conocimiento epidemiológico de la enfermedad en cada región o zona en particular. Es importante la utilización del laboratorio como herramienta fundamental de diagnóstico, para el diseño efectivo de estrategias de control sobre la base de una correcta interpretación de los resultados.

BIBLIOGRAFÍA     ^

AGUIRRE, L. 2000. Problemática de la leptospirosis. Agroservicios. Pp. 10-12.

ARANGUREN, Y.; AGUIRRE, l.; LÓPEZ, E. y CARRERA, L. 1993. Diagnóstico de la leptospirosis humana en Venezuela entre 1987 y 1992. IV Congreso Cubano de Microbiología y Parasitología. 1er Congreso de Medicina Tropical. La Habana, Cuba. Memorias 

ALFARO, C.; AIDOREVICH DE AGUIRRE, L.. 1996. Situación de la leptospirosis bovina en fincas lecheras del estado Monagas. en: III Congreso de Ciencias Veterinarias. Maracay, Ven. Memorias

ALONSO-ANDICOBERRY, C.; GARCÍA-PEÑA, F.J. y ORTEGA-MORA, L. 2001 Epidemiología, diagnóstico y control de la Leptospirosis bovina (Revisión). Invest. Agri.: Prod. Sanid. Anim. Vol.16 (2): 206-216.

BLOOD, D.C. 1994. Manual de Medicina Veterinaria. Interamericana. McGRAW-HILL. México. 790 p.

FAINE, S. 1982. Guidelines for the Control of Leptospirosis. Geneva WHO. OMS, Publicación 67. p 16.

MSDS, INHRR, MPC, SASA, OMS-OPS.1999. GUÍA DE PROCEDIMIENTOS OPERACIONALES PARA EL DIAGNÓSTICO, TRATAMIENTO Y VIGILANCIA Y CONTROL DE LA LEPTOSPIROSIS EN VENEZUELA. Ed. López, E., Plaz, J. y Aguirre, L. Caracas, Ven. 75 p.

PFIZER. DIVISIÓN DE SALUD ANIMAL. 1996. Leptospirosis Bovina. Boletín Técnico. Pfizer. División de Salud Animal. Santa Fé de Bogotá. Año 1. N° 6.

OTTE, E.; OTTE, J.; NAVARRETE, M. Y ORJUELA, M. 1994. La leptospirosis bovina en el Departamento de Córdoba, Colombia. Proyecto ICA-GTZ. Bogotá. 64 p.

TIRADO, M. A. 1999. Leptospirosis bovina. IV Congreso Nacional de Ciencias Veterinarias-VII Congreso de SOVVEC. Maracaibo, Ven. 146-1154 p.


Referencia de este artículo:

Alfaro, C., Y. Aranguren y A. Clavijo. 2004. EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO  DE LA LEPTOSPIROSIS COMO FUNDAMENTOS PARA EL DISEÑO DE ESTRATEGIAS DE CONTROL. Revista Digital CENIAP HOY Número 6, septiembre-diciembre 2004.  Maracay, Aragua, Venezuela. URL: www.ceniap.gov.ve/ceniaphoy/articulos/n6/arti/alfaro_c/arti/alfaro_c.htm   visitado en fecha:


DERECHOS RESERVADOS  ®  2003 REVISTA DIGITAL CENIAP HOY
ISSN: 1690-4117
Depósito Legal: 200302AR1449
CENTRO NACIONAL DE INVESTIGACIONES AGROPECUARIAS (INIA-CENIAP)
Unidad de Información - Coordinaduría de Negociación, Venezuela

^