Revista Digital del Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias de Venezuela

 CENIAP HOY
 Número 6.   septiembre-diciembre  2004


ACERCA DE LOS PLAGUICIDAS Y SU USO EN LA AGRICULTURA

René Farrera P.

CIAE Táchira-INIA
Bramón, estado Táchira



SUMARIO

DEFINICIÓN
Ventajas y desventajas en el uso de plaguicidas
La Plaga de los Plaguicidas
Vertederos de plaguicidas, una bomba de tiempo

Clasificación de los plaguicidas

Según su finalidad o actividad biológica
Por su toxicidad
Por su naturaleza química
Plaguicidas biológicos

 

DEFINICIÓN       ^ 

Muchas definiciones han sido formuladas para los plaguicidas, desde las más simples, hasta las más complejas. Una definición simple, considerando el sentido etimológico de la palabra sería: aquellos productos o compuestos químicos, y/o orgánicos, utilizados en las zonas agrícolas o en medios urbanos para combatir o aniquilar las plagas tales como insectos, hongos, bacterias, ácaros, moluscos, nemátodos, roedores y malezas. Muchos autores hacen referencia a los plaguicidas como productos químicos empleados para matar plagas, dejando el término fitosanitario para referirse concretamente a los productos utilizados para combatir insectos, parásitos, patógenos y plantas indeseables, con el fin de proteger a los cultivos y mejorar la producción, tales como plaguicidas o pesticidas, herbicidas y fertilizantes.

Una definición más detallada sería: cualquier sustancia destinada a atraer, repeler prevenir, destruir o combatir cualquier plaga, incluidas las especies indeseadas de plantas o animales, durante la producción, almacenamiento, transporte, distribución y elaboración de alimentos, productos agrícolas o alimentos para animales, o que pueda administrarse a los animales para combatir ectoparásitos. Aquí se incluyen las sustancias destinadas a utilizarse como reguladores de crecimiento de las plantas, defoliantes, desecantes, agentes para reducir la densidad de plantas o inhibidoras de la germinación y sustancias aplicadas a los cultivos antes o después de la cosecha para proteger el producto contra la deterioración durante el almacenamiento y transporte. El término no incluye normalmente fertilizantes, nutrientes de origen vegetal o animal, aditivos alimenticios ni medicamentos veterinarios.

Por residuo de plaguicidas entendemos cualquier sustancia especifica, tóxica o contaminante, presente en alimentos, productos agrícolas o alimentos para animales, como consecuencia del uso de plaguicidas. Aquí se incluye cualquier derivado de un plaguicida, como productos de conversión, metabolitos y productos de reacción y las impurezas de importancia toxicológica.

Ventajas y desventajas en el uso de plaguicidas      ^

En la lucha del hombre con la naturaleza para satisfacer sus necesidades, especialmente alimenticias, ha generado el incremento de los monocultivos, con el fin de lograr una alta producción y un mayor margen de rentabilidad.

Actualmente no es posible una agricultura con altos rendimientos sin la utilización de medidas de protección de plantas, entre las cuales los plaguicidas siguen teniendo una participación considerable, aunque los enfoques han cambiado significativamente. Si bien los plaguicidas ayudan a producir alimentos y fibras de manera más fácil, abundante, económica y eficiente, su uso intensivo y desmedido ha traído como consecuencia resultados bastante contradictorios. Por un lado, el uso de fitosanitarios o agroquímicos tóxicos han contribuido a incrementar la disponibilidad de alimentos y el uso de DDT ha evitado que más de mil millones de individuos padezcan de malaria. Pero por otro lado, aún están causando efectos detrimentales para el medio ambiente. la salud pública y los enemigos naturales.

El incremento de los monocultivos ha acentuado el crecimiento de plagas, al disponer de gran cantidad de alimento y el uso de plaguicidas potentes, para evitar daños económicos. Se dice que las plagas para los cultivos comerciales, empezaron a ser problemas, cuando se inició la agricultura intensiva.

Los plaguicidas artificiales se empezaron a usar intensivamente en la década de los cuarenta, y desde entonces el número de especies de plagas que atacan los cultivos comerciales, se han incrementado significativamente. Las plagas menores se convierten en plagas mayores, al eliminarse algunas especies predadoras naturales, o bien cuando los insectos se vuelven resistentes a algunos insecticidas después del uso prolongado de una determinada sustancia. Más aún, si consideramos la extraordinaria rapidez de multiplicación de los insectos, lo cual favorece la multiplicación de individuos resistentes dentro de una población y la facilidad de transmitir su resistencia a sus descendientes, originando nuevas generaciones inmunes a los plaguicidas. Bajo estas consideraciones, puede pensarse estar ante un efecto "boomerang", originándose un círculo vicioso, ya que al aumentar la aplicación de plaguicidas, se crean plagas más difíciles de controlar.

En el mercado todavía se pueden encontrar productos extremadamente tóxicos (bromuro de metilo, órgano-fosforados, entre los más nocivos) que requieren un manejo muy cuidadoso para no afectar la salud de los agricultores y su familia al aplicarlos, así como tampoco las poblaciones urbanas, los animales domésticos y al medio ambiente.

Los efectos negativos de los plaguicidas como contaminación del medio físico y seres vivos, son más notorios en países en desarrollo que en el mundo industrializado. De acuerdo con diversos estudios, se estima que en las naciones en desarrollo, aunque se utiliza sólo 20% de todos los agroquímicos disponibles en el mundo, ocurre 99% de todas las muertes ocasionadas por su uso arbitrario.

La Plaga de los Plaguicidas      ^

El uso de productos tóxicos, en la mayoría de los países en desarrollo, está en estrecha relación con los factores sociales, ambientales y agronómicos, los cuales aumentan el riesgo de contaminación al no usar y manejar adecuadamente estas sustancias.

La educación juega un papel preponderante en los procesos de concientización, organización y capacitación de los productores, aspecto fundamental para el uso y manejo adecuado de fitosanitarios. En los climas tropicales, los trabajadores agrícolas, al no estar al tanto de los peligros, por mayor comodidad prefieren manipular estos productos sin la ropa y el equipo protector adecuado, cuando disponen de ello. Por otro lado, al no estar concientes del peligro que estos tóxicos representan para su salud y el medio ambiente, hacen un uso y manejo inadecuado, de consecuencia muchas veces fatales.

La mayoría de los plaguicidas son creados, probados y fabricados en países desarrollados de clima templado. El intento de simular condiciones climáticas tropicales no considera los factores que interactúan en los países en desarrollo. Existe gran preocupación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ante las campañas de promoción de algunos importadores y abastecedores, que para colocar plaguicidas prohibidos en países industrializados, los promocionan en los mercados de los países en desarrollo como "más efectivos".

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) señala que la invasión de malezas, las enfermedades de las plantas y los insectos, provocan la pérdida de entre 30 y 35% de las cosechas. Sin el uso de plaguicidas las pérdidas serían mayores. Sin embargo, debido al uso de agroquímicos todos los años resultan intoxicados alrededor de 25 millones de trabajadores agrícolas, de los cuáles mueren unos 20.000. Esto, sin considerar los errores de diagnóstico, especialmente cuando los casos de envenenamiento, no se comunican a las autoridades o no se registran.

Vertederos de plaguicidas, una bomba de tiempo     ^

Existen más de medio millón de toneladas de plaguicidas obsoletos y sin utilizar, prohibidos o vencidos, en muchos países en desarrollo y en transición, que ponen en peligro el medio ambiente y la salud de millones de personas, advierte la FAO en un nuevo informe. Se estima que en África y el Medio Oriente existen más de 100.000 t de productos técnicos, en Asia casi 200.000 y una cantidad semejante en Europa del Este y la antigua Unión Soviética. Actualmente la FAO está elaborando los inventarios de América Latina.

Estas existencias "olvidadas", no sólo son un peligro para la salud, sino que contaminan el agua y los suelos. Los plaguicidas que se filtran pueden envenenar una zona muy vasta e inutilizarla para la agricultura. Los vertederos de desechos contienen algunos de los insecticidas más peligrosos, como el aldrín, clordano, DDT, dieldrín, endrín y heptacloro, prohibidos en la mayor parte de los países, junto con los fosforados. Al descomponerse los plaguicidas, sus derivados pueden resultar más tóxicos que la sustancia origen.

Muchos depósitos se encuentran cerca de los campos agrícolas, zonas rurales, viviendas y almacenes de alimentos o mercados. A menudo están abandonados, no reciben mantenimiento y están en malas condiciones. En muchos casos se dejan al aire libre o se almacenan en estructuras inadecuadas, ocurriendo filtraciones que ocasionan dolores de cabeza, náuseas y tos a la población local.

Los plaguicidas obsoletos se han venido acumulando desde hace 30 años, debido a que no se utilizaron o no se eliminaron una vez prohibidos, por motivo de salud o ambientales. En el pasado, las organizaciones internacionales de asistencia proporcionaron plaguicidas con buenas intenciones, pero la falta de coordinación entre estos organismos ha sido uno de los principales factores de la acumulación o suministro excesivo de esas sustancias, dice la FAO. Además, los gobiernos de algunos países en desarrollo, en particular aquellos cuya economía era regida por el Estado, han comprado plaguicidas y luego no los han utilizado.

Los principales productores de plaguicidas están en Europa, Los Estados Unidos, Japón, India y China, y "hay mucho dinero en el suministro de plaguicidas, según informe de la FAO, en consecuencia, una serie de intereses ocultos pueden intervenir en las decisiones relativas al suministro o donación de plaguicidas. Estos intereses no corresponden estrictamente con la mejor solución técnica para los problemas de plagas". Las ventas de plaguicidas hacen ganar a las compañías más de 30 000 millones de dólares al año, más de 80 por ciento está dividido entre 8 compañías: Aventis, Basf, Bayer, Dow, AgroSciences, Dupont, Monsanto, Sumitomo y Syngenta.

La eliminación y la destrucción de estas sustancias es costosa, alrededor de tres US $ por kilogramo o litro, suma que deben aportar casi en su totalidad los gobiernos y las organizaciones de ayuda. Se hace necesario la ayuda de la industria para eliminar los plaguicidas, ya que los organismos de asistencia de los países donantes no pueden cubrir todos los gastos, asi que la Federación Mundial de Protección Agrícola (Global Protection Federation) debería participar en las actividades de eliminación. Actualmente el único método de eliminación inocuo y aceptable para el medio ambiente es la incineración y la industria se ha comprometido a pagar por la aplicación de este procedimiento para eliminar plaguicidas obsoletos, pero a la fecha, afirma la FAO, la contribución de las empresas ha sido escasa. De allí que la FAO insta sus Estados Miembros a utilizar métodos inocuos para el medio ambiente en la lucha integrada contra las plagas y reducir drásticamente la utilización de plaguicidas cuando sea posible.

Clasificación de los plaguicidas      ^

Los plaguicidas se pueden clasificar desde diferentes puntos de vista:

a) Según su finalidad o actividad biológica     ^

- Insecticidas. Tóxicos para insectos
- Acaricidas. Tóxicos para ácaros
- Nematicidas. Tóxicos para nemátodos
- Fungicidas. Tóxicos para hongos
- Antibióticos. Inhiben crecimiento de microorganismos
- Herbicidas. Atacan las malas hierbas
- Molusquicidas. Eliminan los moluscos
- Rodenticidas. Causan la muerte a ratones y otros roedores 

- Avicidas. Causan la muerte a aves
- Atrayentes y repelentes de insectos

b) Por su toxicidad    ^

- Supertóxicos. DL 50 < 5 mg / kg
- Extremadamente tóxicos. DL 50 5 – 50 gr / kg
- Muy tóxicos. DL 50 50 – 500 gr / kg
- Moderadamente tóxicos. DL 50 500 – 5 000 mg / kg
- Ligeramente tóxicos. DL 50 5 – 15 gr / kg
- Prácticamente no tóxico 

Dl 50 = Dosis letal media = cantidad de plaguicida que causa muerte a 50% de la población.

c) Por su naturaleza química   ^

- Organoclorados. Son insecticidas, herbicidas, funguicidas
- Organofosforados. Insecticidas
- Carbamatos. Insecticidas. Herbicidas
- Derivados de la urea. Herbicidas
- Compuestos heterocíclicos. Herbicidas
- Compuestos inorgánicos. Acciones diversas

d) Plaguicidas biológicos   ^

En los últimos años se han lanzado al mercado productos que actúan como plaguicidas, aun cuando su naturaleza es esencialmente biológica, como el caso del Bacillus thuringiensis (Bt), y algunos baculovirus que ayudan a combatir plagas de lepidóptera. Causando la destrucción de larvas y/o adultos.

Para mayor información sobre este tema, solicite información al autor, a través del correo electrónico.

Referencia de este artículo:

Farrera P., R. 2004. ACERCA DE LOS PLAGUICIDAS Y SU USO EN LA AGRICULTURA. Revista Digital CENIAP HOY, Número 6, septiembre-diciembre 2004.  Maracay, Aragua, Venezuela. URL: www.ceniap.gov.ve/ceniaphoy/articulos/n6/arti/farrera_r/arti/farrera_r.htm  Visitado en fecha:


DERECHOS RESERVADOS  ®  2003 REVISTA DIGITAL CENIAP HOY
ISSN: 1690-4117
Depósito Legal: 200302AR1449
CENTRO NACIONAL DE INVESTIGACIONES AGROPECUARIAS (INIA-CENIAP)
Unidad de Información - Coordinaduría de Negociación, Venezuela

^