Revista Digital del Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias de Venezuela

 CENIAP HOY                                                                                                   
  Número 9  septiembre-diciembre  2005


DIAGNÓSTICO DE LAS ENFERMEDADES DEL TOMATE DE ÁRBOL EN LOS ESTADOS
ARAGUA Y MIRANDA, VENEZUELA
 

Asdrúbal Aponte, Eduardo Debrot, Eustaquio Arnal,
Ramón Solórzano y Fidel Ramos

INIA-CENIAP


 

El tomate de árbol, Cyphomandra betacea (Cav.) Sendt., es una planta perteneciente a la familia Solanaceae,  originaria de los Andes Suramericanos y se le encuentra en forma silvestre o cultivada desde Venezuela hasta Argentina en climas templados y fríos,   en altitudes de 1500 a 2600 msnm y zonas con temperaturas entre 15 y 22°C. Es un árbol pequeño que puede alcanzar 3 m de altura, de ciclo productivo corto (2 a 4 años), hojas acorazonadas grandes (10-25cm x 4-15cm), se propaga por vía sexual (semilla) o por vía asexual (estacas, acodos, injertos),  requiere suelos de textura media con buen drenaje y  precipitación superior a 1200 mm anual. El fruto mide de 8-12 cm de largo por 4-6 cm de ancho, de textura firme, piel lisa y brillante, de color variable desde rojo, anaranjado, morado, hasta amarillo, comúnmente de forma elipsoide a ovoide, pulpa anaranjada a roja, jugosa y de sabor agridulce. En Venezuela es un cultivo restringido a zonas de clima frío moderado y altitudes de 1000 a 2000 msnm, sembrado generalmente como complemento al cultivo principal (durazno, fresa, hortalizas) en huertos de un cuarto a media hectárea, establecidos principalmente en los estados Aragua y Miranda, y a menor escala en Mérida y Lara. Es una fruta de alto valor nutricional, buen sabor, apta para la preparación de jugos y  mermeladas, con gran potencial de comercialización, producción durante todo el año, de baja inversión en insumos agrícolas y de relativo fácil manejo agronómico.

Entre las principales limitaciones del cultivo en Venezuela se destacan: deficiente manejo agronómico, alta incidencia de plagas y enfermedades, aplicación inadecuada de controles fitosanitarios, poca demanda (desconocimiento de la calidad del fruto), bajo rendimiento, escasa asistencia técnica, deficiente manejo postcosecha, etc.

En este documento se describen las enfermedades diagnosticadas durante 2002 y 2003 en huertos ubicados en las localidades de El Jarillo, municipio Guaicaipuro del estado Miranda y en Gabante, municipio Tovar, estado Aragua, en altitudes comprendidas entre 1270 y 1850 msnm.

  

Durante los años 2002 y 2003 se realizó un reconocimiento de las enfermedades que afectan al cultivo de tomate de árbol, para lo cual se seleccionaron dos huertos en El Jarillo, estado Miranda, ubicados a 1270 y 1650 msnm, respectivamente, y uno en el Sector Gabante, estado Aragua, a 1850 msnm. En 2002 se visitaron las fincas cada 15 días durante un período de 8 meses y en 2003 cada 21 días en 7 meses, se colectaron hojas, frutos, raíces y plantas enteras con síntomas de marchitez. Posteriormente, en el laboratorio se procesaron las muestras mediante técnicas rutinarias de diagnóstico de enfermedades en plantas, entre las que cabe destacar: preselección de la muestra de campo, aislamientos de secciones de tejido sintomático en medios de cultivos, preparación de cámaras húmedas, observaciones macroscópicas de tejido enfermo, observaciones microscópicas de tejido infectado y de colonias de hongos aislados en medios de cultivos, revisión de literatura especializada en hongos patógenos de plantas y de literatura sobre enfermedades del tomate de árbol, etc.

                                                                         

 Se diagnosticaron principalmente enfermedades causadas por hongos, tales como:  manchas foliares por Colletotrichum gloeosporioides (Penz.) Penz. & Sacc.; Alternaria sp. y  Cercospora sp.; antracnosis o pudrición del fruto por C. gloeosporiodes y posiblemente por Colletotrichum acutatum Simm. , oidio o ceniza por Oidium sp. y la muerte de plantas asociada a Pythium sp. y Phytophthora sp. También se detectaron síntomas en hojas y frutos similares a los descritos en la literatura para la virosis del tomate de árbol.

Las manchas foliares causadas por Alternaria sp., Cercospora sp. y  Colletotrichum gloeosporiodes (Figura 1), generalmente están presentes en una misma planta, por lo que el diagnóstico necesitó de su confirmación en el laboratorio. Las estructuras fúngicas de estos hongos se observaron al microscopio compuesto, pero con frecuencia aparecían mezcladas en los preparados microscópicos , por lo que su aislamiento puro en medios de cultivo se dificultó, especialmente en el caso de Cercospora sp. Estas enfermedades se diagnosticaron en las tres fincas seleccionadas, tienen alta incidencia y severidad durante el período de lluvia (invierno), cuando la humedad relativa es superior a 85%, y particularmente son importantes en huertos establecidos en altitudes superiores a 1650 msnm. En tales condiciones, su incidencia  se evaluó hasta en 35% en plantaciones comerciales.    

Fig. 1. Manchas foliares causadas por Alternaria sp.(izquierda), Cercospora sp.(centro) y Colletotrichum gloeosporiodes (derecha)

Fig. 1. Manchas foliares causadas por Alternaria sp.(izquierda), Cercospora sp.(centro) y Colletotrichum gloeosporiodes (derecha).

La antracnosis del fruto es la enfermedad más importante del cultivo, por su amplia distribución y por las pérdidas económicas que produce al destruir el producto a cosechar. En los frutos de cualquier edad, inicialmente se producen manchas circulares negras, hundidas, de bordes definidos, que aumentan rápidamente de tamaño y se tornan de consistencia seca , para luego cubrir casi todo el fruto y finalmente momificarse en la planta o caer al terreno (Figura 2). En condiciones de ambiente muy húmedo y precipitaciones continúas, se produce en el centro de la mancha una coloración rosada a salmón, que corresponde a las estructuras de reproducción del patógeno (conidios). Se estudiaron aspectos preliminares de la etiología y epidemiología de la enfermedad, determinándose que el hongo C. gloeosporiodes es frecuentemente aislado en el medio de cultivo PDA , en el cual desarrolla colonias de color gris  y de color rosado a salmón en los frutos con infecciones severas. Por otra parte, la presunta nueva especie Colletotrichum acutatum, se aísla con menor frecuencia  y desarrolla colonias de color blanco en PDA y sobre los frutos infectados en el campo.  

Fig. 2. Antracnosis del fruto: Colletotrichum gloeosporiodes (izquierda)  y C. acutatum (derecha)

Fig. 2. Antracnosis del fruto: Colletotrichum gloeosporiodes (izquierda)  y C. acutatum (derecha).

La enfermedad se evaluó con incidencia de 30% y alta severidad durante el período de lluvia en plantaciones establecidas entre 1650 y 1850 msnm; mientras que la incidencia fue de 20% y la enfermedad tuvo menor severidad a 1250 msnm. Se presume que además de la lluvia, la antracnosis también es diseminada por insectos perforadores de frutos, tales como: Neoleucinodes elengantalis (Guénée) y Leptoglossus zonatus Dallas, y también por algunas larvas de lepidópteros, que facilitan la entrada del hongo y  predisponen el fruto a la infección por el patógeno.                                                                                                 

El oidio o ceniza se diagnosticó en las tres altitudes, se considera la segunda enfermedad en importancia de este cultivo, después de la antracnosis del fruto, caracterizándose por la presencia de un polvillo de color blanco grisáceo a gris ceniza, que afecta especialmente el haz o cara superior de las hojas bajeras, pero cuando la infección es severa, también se manifiesta en el envés de las hojas  acompañado de lesiones necróticas pequeñas, de forma irregular y de color casi negro (Figura 3). En infecciones severas, sobre todo en el período seco (verano), cuando las temperaturas son las más bajas del año(enero a marzo) la enfermedad alcanzó  30% de incidencia en cultivos establecidos a 1270 y 1620 msnm y 40%  a 1850 msnm.

Fig. 3. Oidio o ceniza (Oidium sp) en hojas de tomate de árbol.

Fig. 3. Oidio o ceniza (Oidium sp) en hojas de tomate de árbol.

La muerte de plantas se detectó con baja incidencia, pero su frecuencia fue mayor a altitudes superiores a 1650 msnm y en suelos con deficiente drenaje. Las plantas afectadas presentaron síntomas de marchitez, caída de las hojas y muerte repentina, observándose estos síntomas en plantas de cualquier edad (Figura 4). De las raíces de plantas enfermas  frecuentemente se aislaron los hongos  Pythium sp. y Fusarium sp.

Fig. 4. Muerte de plantas por Pythium sp. y Fusarium sp.

Fig. 4. Muerte de plantas por Pythium sp. y Fusarium sp.


La aparente virosis del tomate de árbol se detectó en la finca ubicada a 1650 msnm, en El Jarillo, estado Miranda, notándose  en plantas jóvenes síntomas de mosaico, ampollas y deformación de hojas, especialmente en brotes tiernos y hojas nuevas (Figura 5); así mismo, se apreciaron en frutos maduros, manchas irregulares de tonalidades rojizas y de intensidad variable, que se asocian con esta enfermedad viral. 

Fig. 5. Virosis del tomate de árbol

Fig. 5. Virosis del tomate de árbol

 

Aponte, A., Debrot, E., Arnal, E., Solórzano, R. y Ramos F. 2003. Reconocimiento de enfermedades del tomate de árbol en los estados Aragua y Miranda, Venezuela. Seminario Internacional de Manejo Integrado de Plagas Para el Mejoramiento de la Producción Sostenible de Frutas en la Zona Andina. Medellín, Colombia, 22 -25 de abril de 2003. Resúmenes,  p.34.  

Aranzazu, H. y Rondón, J.G. 2001. Manejo productivo del cultivo del tomate de árbol (Solanum betacea) y de la antracnosis (Colletotrichum gloeosporiodes (Penz.),Penz. & Sacc).   Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (CORPOICA). Edit. La Bastilla. Bucaramanga, Colombia. Boletín Divulgativo, noviembre 2001. 28p.  

CORPOICA; INIAP; INIA. 2003. Manejo Integrado de Plagas para el Mejoramiento de la Producción Sostenible de Frutas en la Zona Andina. Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (CORPOICA). Medellín, Colombia, abril 22-25 de 2003. Resúmenes,  p.31-34. 

Idrovo, N.S. 2003. Tecnología del cultivo de tomate de árbol. Ministerio de Agricultura y Ganadería. Proyecto SICA-Banco Mundial. Ecuador. 4p. (En línea). Dirección URL:
http://www.sica.gov.ec/agronegocios/productos%20para%20invertir/frutas/tomate%20arbol/tecnologia_%20cultivo.htm
  (Consulta 5-09-05).

Saldarriaga, A., Bernal, J. y Tamayo, P. 2000. Reconocimiento y manejo de las enfermedades del cultivo del tomate de árbol en Antioquia. Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (CORPOICA). Instituto Colombiano Agropecuario (ICA). Medellín, Colombia. Boletín de Sanidad Vegetal N° 31. 44p.


Nota de los editores
Este artículo fue revisado y avalado por:

Amado Rondón
L. Carolina Rosales

Comentarios a este artículo a ceniaphoy@inia.gov.ve Asunto CH9:Diagnóstico de las enfermedades del tomate de árbol en los estados Aragua y Miranda, Venezuela.


Referencia de este artículo:

Aponte, A.; Debrot, E.; Arnal, E.; Solórzano, R. y Ramos, F. 2005. DIAGNÓSTICO DE LAS ENFERMEDADES DEL TOMATE DE ÁRBOL EN LOS ESTADOS ARAGUA Y MIRANDA, VENEZUELA. Revista Digital CENIAP HOY, Número 9, Septiembre-Diciembre 2005.  Maracay, Aragua, Venezuela. ISSN 1690-4117 Depósito legal 200302AR1449 URL: www.ceniap.gov.ve/ceniaphoy/articulos/n9/arti/aponte_a/arti/aponte_a.htm   Visitado en fecha:


DERECHOS RESERVADOS  ®  2003 REVISTA DIGITAL CENIAP HOY
ISSN: 1690-4117
Depósito Legal: 200302AR1449
CENTRO NACIONAL DE INVESTIGACIONES AGROPECUARIAS (INIA-CENIAP)
Unidad de Información - Coordinaduría de Negociación, Venezuela

^